Vacunas antigripales de PAMI: ¿desabastecimiento, psicosis o desorganización?

Cartel colocado en una de las farmacias de Saladillo

ABC Saladillo recorrió siete de las farmacias de la ciudad para corroborar cual es la problemática en torno a las vacunas antigripales que entrega PAMI. ¿Se entregaron pocas dosis? Hasta el momento, entre 30 y 110 por botica. ¿Algunas farmacias se organizaron mejor que otras? Puede ser. ¿Se generó un miedo irracional en torno a la pandemia que provocó que los afiliados se quieran vacunar incluso antes de tiempo? De eso, no hay dudas; como tampoco hay dudas de que ningún afiliado se va a quedar sin su dosis.

Lo primero que hay que resaltar es que todos los años se realizan las vacunaciones antigripales de forma gratuita para los afiliados de PAMI. Los menores de 65 años deben concurrir con certificado médico; los mayores, directamente a las farmacias con sus credenciales. Cada temporada se efectúan paulatinamente a partir de abril, y las dosis van llegando por tandas a medida que va transcurriendo la etapa de vacunación; este año, luego de un acuerdo con el gobierno nacional, se adelantó 15 días para evitar el desmadre.

Lo que ocurrió este año fue un colapso con los interesados en vacunarse inmediatamente. Quedó a criterio de cada farmacia la organización para garantizar el distanciamiento físico que dispuso el gobierno nacional por la pandemia de coronavirus: en Saladillo, algunas lo hicieron mediante una lista de espera; otras, como la Sindical, siguieron la recomendación del Colegio de Farmacéuticos para implementar desde el día 1 el orden por terminación de número de documento.