El argentino que contrajo coronavirus en un crucero fue derivado a un hospital en Japón

- Publicidad -

Carla Vizzoti, secretaria de Acceso a la Salud, confirmó el traslado y el aislamiento del pasajero del barco Diamond Princess. La enfermedad ya causó 636 muertes en China y más de 30.000 contagios en el mundo .

La secretaria de Acceso a la Salud de la Nación, Carla Vizzoti, confirmó que el argentino contagiado por coronavirus “fue derivado a un hospital en Japón”, luego que se detectara el diagnostico de la enfermedad mientras se encontraba en cuarentena junto a miles de pasajeros en el crucero Diamond Princess.

“Nos llegó esta madrugada que el argentino dio positivo en el coronavirus. Están testeando a muchas personas en ese crucero, el argentino fue derivado a un hospital en Japón», sostuvo Vizzoti, aunque aclaró que aún “no tenemos información exacta de su estado de salud”.

El pasajero es uno de los 8 argentinos que están aislados en el crucero amarrado en la ciudad de Yokohama donde se detectó coronavirus. La enfermedad causó 636 muertes en China y más de 30.000 contagios.

El argentino confirmado con la patología es el primer latinoamericano en contraer el virus que generó la preocupación de la Organización Mundial de la Salud y obligó a varios países a tomar medidas especiales para evitar el avance de la epidemia.

Voceros del Ministerio de Salud indicaron a Infobae es que el reglamento sanitario internacional impide difundir el nombre de los pacientes infectados y que están a la espera del informe sobre el estado de salud del argentino.

De acuerdo a Vizzoti, aún se desconoce si los argentinos bajo observación en el crucero estaban en calidad de turistas o bien eran residentes en el exterior. Pero comentó que se trata de “personas que tienen pasaporte argentino”.

Además, amplió los detalles sobre los controles que se están llevando a cabo en la embarcación donde viajaban 3.711 pasajeros de 56 nacionalidades distintas. “Lo que están haciendo en Japón es que todas las personas estén en cuarentena. Ahora todos están en sus camarotes y las personas que se van confirmando con coronavirus se hospitalizan para su aislamiento y tratamiento”, indicó Vizzoti, en diálogo con radio FM Metro con el programa De Acá en Más.

“El contacto en el crucero es más estrecho, y por lo tanto, la posibilidad de transmisión es más alta de lo habitual. Hay personas provenientes de Buján, y en ese contexto, adquieren la infección y no necesariamente todas tienen síntomas graves. Ahí es cuando da positivo este argentino”, corroboró la funcionaria de la cartera de Salud a cargo de Ginés González García.

Acerca de los controles en curso para evitar la propagación del virus, Vizzoti planteó que la Organización Mundial de la Salud “no recomendó interrumpir los viajes y el comercio” con el país asiático. “La cuarentena histórica de China es muy importante para atrasar la salida del virus. El 99% de los casos están ahí, la mayoría estuvieron en Buján y son muy poquitos que se adquirieron de persona a persona”, contó. Y sentenció: “China se puso el barbijo para controlar y contener la enfermedad”.

Si bien Argentina no cuenta con vuelos directo al superpotencia oriental, otros países ya tomaron la decisión de cancelarlos, por lo tanto, la contracción de la enfermedad “por ese aislamiento es más baja”. “No hay forma de identificar a los pasajeros que vengan de China, salvo que lo declararen, se está estimulando la consulta precoz”, indicó la secretaria de Acceso a la Salud.

Este viernes, el ministro de Salud de Japón, Katsunobu Kato, confirmó que se detectaron 41 nuevos casos del coronavirus en el crucero. Desde el pasado miércoles a las 7 de la mañana (hora japonesa), el transporte está en cuarentena a raíz del brote.

Según informó la agencia de noticias nipona Kyodo News, entre los 41 nuevos infectados, además del argentino, hay 21 japoneses, 8 estadounidenses, 5 australianos y un británico, que se suman a los 20 que fueron afectados durante la semana. De esta manera, ya son 61 los casos involucrados en el crucero Diamond Princess por el brote surgido en la ciudad china de Wuhan.

De acuerdo al protocolo que se está aplicando en el buque, los más de tres mil turistas del crucero se encuentran encerrados en sus camarotes -en algunos no hay ventanas-. Para los que no tienen acceso a la luz natural, se los autorizó a caminar por la cubierta en pequeños grupos para tomar aire, pero bajo condiciones estrictas, entre las que se destacan el uso de una mascarilla; que mantengan al menos un metro de distancia cuando conversen, y que se vistan con ropa de abrigo.

Los casos confirmados, en tanto, son retirados del barco y se los aisla, para trasladarlos luego en los hospitales de Japón preparados para ese fin.