Satélites de la NASA muestran cómo arde la Amazonia de Brasil

- Publicidad -

Una porción de la Amazonia de Brasil lleva 16 días en llamas. Según los satélites de la NASA, los incendios crecieron un 38% este año, y siete de las ciudades con los incendios más dramáticos están en la lista de los más deforestados.

A principios de agosto, el Gobierno del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, destituyó a Ricardo Osorio Galvao, director del estatal Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE, por su sigla en portugués), órgano responsable por monitorear y divulgar los datos sobre deforestación en el país suramericano. Las cifras que divulgó antes de salir del INPE son preocupantes: La parte brasileña de la Amazonía ha perdido más de 3000 kilómetros cuadrados de área boscosa desde que Bolsonaro asumió el cargo en enero, un aumento de 39% respecto al mismo periodo del año pasado, de acuerdo con la agencia del gobierno que monitorea la deforestación.

Tan solo en junio, cuando empezó la temporada más seca, lo que facilita la tala, la tasa de deforestación aumentó de manera drástica: alrededor de 80% más pérdidas que en junio de 2018.

A pesar de las críticas de la administración Jair Bolsonaro, los datos de la deforestación del Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE) no son los únicos que muestran el progreso de la tala en la Amazonia. Los satélites de la NASA han visto un aumento del 65% en los incendios en Brasil desde principios de 2019 en comparación con el mismo período en 2018. Este aumento se produce principalmente en el norte y el medio oeste de la selva de ese país.

Ahora, existe una relación directa entre el aumento de la quema y el crecimiento de la deforestación. De los 10 municipios que registraron los incendios más extensos en 2019, siete están en la lista de municipios con el mayor número de advertencias de deforestación. Los otros tres municipios de la lista pertenecen al bioma Cerrado, el segundo ecosistema más grande de ese país, compuesto en su mayoría por sabanas.

Según los satélites de la NASA, el 50.5% de los puntos calientes que muestra el mapa se ubican en la Amazonía. Los puntos del bioma de Cerrado representan el 39.1%. Lo más alarmante tal vez es que la mayoría de los estados en la Amazonía tienen incendios por encima del promedio histórico. Los departamentos amazónicos de Acre y Amazona shan declarado una emergencia debido a las vastas regiones afectadas por el humo.

Los datos, que se actualizan diariamente, totalizan 63.3 mil puntos calientes hasta el 14 de agosto. Este es el mayor número de incendios en los últimos siete años, y apenas estamos a mitad de año. Las llamaradas de calor son indicadores de fuego y son capturadas por el satélite Aqua de la Agencia Espacial de los Estados Unidos.

Los incendios a lo largo de la carretera BT 163, en la región de Pará, afectan Floresta Nacional do Jamanxin. Imagen del 13 de agosto capturada por el satélite Terra da Nasa.

En entrevista con InfoAmazonia, el investigador Alberto Setzer, coordinador del Programa de Monitoreo de Quemaduras del INPE señala que el año 2019 ya acumula un total de incendios similar al de 2016. “A finales de año, 2019 probablemente igualará o superará la medida de hace tres años”, dice. Setzer explica que la correlación entre quema y deforestación solo es verificable a lo largo de los años, ya que siempre se observa que en los lugares donde hay una mayor deforestación también hay un alto número de puntos calientes.

Dónde se está quemando más

El estado de Apuí en Amazonas es el campeón de los incendios de todo Brasil. El sitio representa más que cualquier otro municipio la nueva frontera de la deforestación. En los datos de deforestación más recientes, el Proyecto de Monitorear la Deforestación en la Amazonia Legal (Prodes) – considerado unos de los programas más importantes para el seguimiento de bosques en el mundo, porque cubre 4 millones de km² todos los años– muestra a Apuí como el octavo entre los deforestadores más grandes de todo el Bioma Amazónico. Entre 2017 y 2018, el crecimiento plano de Apuí fue del 161%. El sur del Amazonas, especialmente en la intersección de Transamazônica (BR-230) y la autopista Porto Velho-Manaus (BR 319) es donde los madereros del estado del sur comenzaron a migrar a regiones que aún están poco exploradas. La promesa de pavimentar las carreteras amazónicas desde la administración Michel Temer y ahora reforzada por Jair Bolsonaro impulsa la especulación sobre tierras públicas.

Los peores meses están por venir

El número de incendios en 2019 todavía está por debajo de la media generada por INPE a partir de la serie histórica que comenzó en 1998. Sin embargo, el crecimiento inevitable en comparación con 2018 confirma una tendencia a los incendios que ha ocurrido en los últimos cinco años. El panorama «no es el más alentador», dice Setzer, y se espera que el clima seco de este año acelere los incnedios en agosto y septiembre. El pronóstico del tiempo emitido en julio por el INPE para los próximos tres meses indica precipitaciones del 40 al 50%, una lluvia por debajo de la normal para las partes central y norte de la Amazonía.

Los incendios en la Amazonia han generado un movimiento de solidaridad en redes sociales que exigen a Bolsonaro frenar los incendios y la deforestación con el hashtag #PrayForAmazonia.