Presunto caso de abuso sacude a todo el complejo educativo Santa María de la localidad de Cañuelas

- Publicidad -

Conmoción, bronca e intranquilidad viven por estas horas los padres, alumnos y docentes del Complejo Educativo Santa María, luego que se conociera a través de una publicación de el periódico El Ciudadano, un presunto caso de abuso realizado por un sacerdote a una nena de solo 14 años.

Por este hecho, los padres de la nena decidieron trasladarla a otro colegio si realizar una denuncia judicial, al menos es lo que hasta ahora se sabe.

La noticia se conoció luego de que la menor involucrada, hiciera público lo que le ocurrió entre sus ex compañeros del colegio a través de varios textos de WhatsApp.

Uno de esos textos describe como el sacerdote manoseó y hasta amenazó a la menor tras intentar tocarla. Textualmente lo publicado dice así: “Cuando abro la puerta me pone el pie. Y me abraza de la cola. Me toca la cola básicamente. Y me decía que iba a estar todo bien. Y atinó a querer tocarme adelante. Yo le di un manotazo y me puse a llorar. No sabía lo que podía hacer. Y bueno, me dijo que no salga así”, agregando “Me puse re mal, así que se sentó al lado mío. Y me puso la cara en el cuello mío. Me lo saqué de encima y me fui a la puerta. Me dijo que no salga así que era yo la que iba a perder. Y bueno, me dejó salir. Ahí fui, me lavé la cara y volví al salón. ¿Viste que me habían preguntado si estaba llorando? Y bueno, era por eso”.

 

LA NOTICIA Y LOS DOCENTES

 

Varios de los decentes que han trabajado con el cura se han sorprendido por la noticia, a muchos los “descolocó” dijeron, porque “ninguno de nosotros supo porque se fue tan repentinamente”, dijo uno de los docentes consultados. Todas las versiones afirmaron que el cura se fue de la institución “por un pedido del Obispo Gabriel Barba” ya que el obispo “lo necesitaba en la Diócesis”.
Lo cierto es que de la noche a la mañana, el cura acusado por abuso desapareció de Cañuelas.

 

COMUNICADO DEL OBISPADO

 

El mismo sábado, el Equipo de Directivos del Obispado de Gregorio de Laferrere emitió un comunicado donde confirma el hecho ocurrido, afirmando que “según el protocolo de la entidad, se le pidió al sacerdote que suspendiera toda actividad y presencia en relación a los alumnos del colegio”.
El comunicado dice también que “Lamentamos profundamente que un tema así, sea tratado en las esfera pública ya que se trata de un menor y es conveniente resguardarlo”.
Este comunicado no tiene una firma de una persona responsable, pero si lleva un rótulo que sería original del Obispado.

 

Fuente: canuelasnews