Impuesto a las grandes riquezas: quiénes deberán pagar y cuál será su destino

Impuesto a las grandes riquezas: quiénes deberán pagar y cuál será su destino
Impuesto a las grandes riquezas: quiénes deberán pagar y cuál será su destino

Diputados tratará este martes el proyecto de ley impulsado por el oficialismo y que es rechazado por Juntos por el Cambio. Cuánto se estima que podrá recaudarse.

Bajo el nombre “Aporte solidario y extraordinario para ayudar a morigerar los efectos de la pandemia”, desde este martes comenzará a debatirse en Diputados el proyecto ley de conocido como “impuesto a las grandes riquezas”, una iniciativa impulsada por el oficialismo poco después de que se decretó la cuarentena y que desde su origen generó un amplio debate entre sus defensores y detractores.

A quiénes alcanzará el Impuesto a las grandes riquezas

El proyecto, cuyos autores son los diputados Carlos Heller y Máximo Kirchner, obtuvo dictamen de comisión el pasado 25 de septiembre y, según afirmaron desde el Frente de Todos en un comunicado, pretende paliar las consecuencias de la pandemia de coronavirus y «apoyar el camino de recuperación económica».

Con esa base, el proyecto prevé:

  • El cobro de una tasa del 2% a los patrimonios de las personas físicas que hayan declarado hasta la fecha de la promulgación de la ley más de $200 millones.
  • Esa tasa se elevará al 2,25% en casos de fortunas entre $300 y $400 millones; al 2,50% entre $400 y $600 millones y al 2,75% para las de $600 a $800 millones.
  • Esa tasa llegará al 3% cuando los patrimonios oscilen entre $800 y $1.500 millones; al 3,25% para fortunas de $1.500 millones a $3.000 millones. Y a partir de esa cifra será del 3,5%.
  • Por el total de bienes en el exterior se tributará un recargo del 50% sobre la alícuota que le correspondiera. No obstante, si la persona trae el 30% de las tenencias financieras que tiene declaradas en otro país, el diferencial se elimina y paga por todo como si estuvieran en Argentina.

Cuánto se prevé recaudar y para qué destinará

De acuerdo con los cálculos de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), el total a recaudar con el Impuesto a las grandes riquezas sería de $307.000 millones, equivalente al 1,1% del PBI de este año. Traducido a cantidad de personas, debería alcanzar a 9.298 individuos.

Te puede interesar
Potenciar Trabajo y desempleo: cómo influye en estos programas la suba del salario mínimo

Por otro lado, el destino de este monto se compone del siguiente modo:

  • 20% a la compra y/o elaboración de equipamiento e insumos críticos para la emergencia sanitaria.
  • 20% para generar subsidios para pymes.
  • 15% para los habitantes de barrios populares identificados en el registro Nacional de Barrios Populares en Proceso de Integración Urbana (Renabap).
  • 20% para el programa de becas Progresar.
  • 25% para programas de exploración y desarrollo de gas natural, a través de Enarsa.

Por qué se descuenta su aprobación

Aunque desde el bloque de diputados del Frente de Todos insisten con que se trata de un aporte extraordinario y no un impuesto, para su aprobación se respetará la regla de contar con una mayoría calificada de 129 votos que se aplica toda vez que se sanciona un tributo.

En ese marco, el FdT acumula 117 votos propios y podría llegar a 137 con el apoyo de una veintena de legisladores opositores (Juntos por el Cambio y el Frente de Izquierda ya adelantaron su rechazo el Impuesto a las grandes riquezas).

Con esa cifra, podrá aprobar el proyecto de Impuesto a las grandes riquezas y girarlo al Senado, donde la amplia mayoría con la que cuenta debería convertir el tratamiento final de la ley en una formalidad.

Qué argumentan quienes apoyan el proyecto

“Los alcanzados por el aporte son el 0,8% del total de personas que declararon bienes personales gravables. ¿Les parece que entre esos 9.200 individuos que declararon la mitad de la riqueza declarada del país están las pymes? La liquidez promedio de esas personas es veinticinco veces el aporte que les tocaría pagar».

Carlos Heller, diputado nacional por Frente de Todos y autor del proyecto

«La ley va a tener un fin para el Covid, el poder realizar trabajos sociales. La pandemia afectó a todos los sectores sociales, menos a los que se les pide esta contribución. Con su negativa demuestran lo avaros que son, poco solidarios. Tienen una actitud anti-argentina y anti-solidaridad».

Oscar Parrilli, senador del Frente de Todos

«No es un impuesto, sino un aporte extraordinario por única vez. Los que más tienen deben tener una acción solidaria en una etapa altamente compleja. Recaerá en un grupo pequeño de personas sobre sus bienes personales, no individuales y no estamos hablando de bienes productivos».

Blanca Osuna, diputada nacional del Frente de Todos

“Lo he dicho públicamente muchas veces: yo estoy de acuerdo. El único que puede ayudar es el que tiene; el que no tiene, no. Y no tenemos que esperar a que se le rebalse el vaso al que tiene”.

Víctor Fera, dueño de la cadena mayorista Maxiconsumo

“La ley de ningún modo afecta a las inversiones ni a los sectores productivos. Los $307.000 millones que serán destinados a paliar las graves consecuencias económicas, sociales y productivas que está dejando la pandemia global, que golpea particularmente a los sectores más vulnerables, los trabajadores y las pymes».

Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme)

Qué responden quienes lo rechazan

«Es parte de un programa integral que plantea el desconocimiento de la deuda externa fraudulenta, ningún pacto con el FMI, la nacionalización del sistema bancario para poner en resguardo los ahorros, tener crédito barato para la construcción de viviendas y el monopolio del comercio exterior para cuidar las divisas».

Nicolás del Caño, diputado nacional del Frente de Izquierda

«En los sectores productivos lo que hay que hacer es incentivar y que haya trabajo. El Gobierno ya metió tres impuestos nuevos en la crisis más compleja».

MARIO NEGRI, JEFE DEL INTERBLOQUE DE DIPUTADOS NACIONALES DE JUNTOS POR EL CAMBIO

“Lo real es que ya existe en la Argentina un impuesto que grava lo mismo que este nuevo proyecto. Es el impuesto a los Bienes Personales, que a fin del año pasado ya tuvo un aumento exorbitante. Gravar nuevamente la misma capacidad, con algunos supuestos, se torna confiscatorio”.

César Litvin, tributarista y titular de Lisicki, Litvin & Asociados

“Va a contramano de las políticas de apoyo a las empresas que implementan la mayoría de los países, desarrollados y no, en la pandemia. No existe ejemplo parecido en el mundo de un tributo similar a este aporte. Los fundamentos del proyecto, de hecho, no logran citar ninguno”.

Carolina Castro, integrante de la Junta Directiva de la Unión Industrial Argentina (UIA)

“Esto se hace esto en un país que ya viene con la carga de una muy alta presión impositiva. No es un impuesto nuevo en un país con una tributación sencilla, sino otro impuesto más. Su creación solo agrega más elementos a aquellos que quieren irse del país”.

Jorge Brito, presideante del Banco Macro